Menu

“Firmar contrato en Central fue muy lindo”

(Por Micaela Gómez) Nadia Capó, futbolista de Rosario Central, es una de las ocho jugadoras convocada para firmar contrato profesional con el club en la profesionalización del fútbol femenino. La joven, además de jugar, también ejerció como directora técnica.

La juvenil tuvo sus comienzos en el deporte jugando en Los Leones, de Ricardone, a los 10 años, donde fue la única mujer en el club en ese momento. Continuó su carrera en Colón de San Lorenzo, siguiendo por Beltrán, luego tuvo un paso por River Plate y en la actualidad se muestra en el canalla.

Nadia además de jugar fue directora técnica, hasta que comenzó a ser profesional en Rosario Central debido a los tiempos que demanda el profesionalismo. “Tuve que dejar de dirigir porque no me daban los tiempos”, expresó. Además contó: “Una vez no me dejaron entrar a dirigir a una cancha por ser mujer, en ese momento entrenaba a los chicos de un club de Beltrán, teniendo carnet y todo, no pude entrar y fue muy feo”.

Al consultarle por la discriminación que sufrió, sostuvo: “Me han gritado, `andá a lavar los platos´. Pero no me afectan porque mis objetivos son los mismos, quiero triunfar en el deporte”.

“Tengo un objetivo muy claro, que es cumplir mi sueño de jugar en River Plate, tuve un paso pero la diferencia entre las chicas y yo era mucha, porque cuando fui no estaba acostumbrada a jugar en cancha de 11 como ellas, por eso se notaba. Practiqué y todo, pero trabajo todos los días para llegar alguna vez a estar a la par de las chicas. No bajo los brazos y sigo peleando para conseguirlo”, expresó.

“El sueldo que cobramos me alcanza para mis cosas porque vivo con mi mamá y no tengo grandes gastos, pero a una chica que tenga familia no le alcanza, no tiene ni comparación con el fútbol masculino”, dijo la futbolista, y comentó: “El fútbol masculino y el femenino tienen mucha diferencia, hay gente que todavía no los pone a la par, muchas cosas tienen que cambiar y todavía falta mucho, no alcanza con sólo profesionalizarlo sino en mejorarlo todos los días un poco más”.

La beltranese, de veinte años de edad, afirmó: “Firmar contrato en Central, fue muy lindo y jugar en el Gigante su suma a eso. Desde que juego de chica que soñaba con esto, poder jugar profesionalmente, nunca imaginé que iba a llegar tan rápido este momento de poder firmar mi primer contrato profesional, menos con tan poco tiempo desde que se hizo profesional, es algo muy lindo”.

“Mi debut en la era profesional no fue muy bueno, no tuve un buen rendimiento pero en lo emocional fue lindo porque un sueño se cumplía”, finalizó Nadia.