Menu

Rodri Fre: un músico en constante movimiento

Autor: Julia Fernández

Rodrigo Fre es un artista rosarino de múltiples facetas. Desde muy pequeño se abocó a incursionar en el mundo de la música, como un juego, con el espíritu de un niño lleno de ilusiones. Con tan solo 16 años, ganó el primer premio en composición de un concurso escolar de bandas. Una vez finalizados sus estudios secundarios, Rodrigo empezó a estudiar guitarra con Roger Muzzio y canto con Horacio Ludueña, para luego formar su primera banda: Sintonía Cero. Más tarde, surgió un proyecto formal llamado John Kiss Madrid, una banda de la cual Rodrigo formó parte. Luego llegó el momento de volar: Rodri Fre pasó a ser una figura solista. Lanzó tres materiales de estudio: Reverbsiones, Alucinaje y Haciadentro. Actualmente se encuentra en Valencia, España, perfeccionándose como artista con la idea de algún día volver a su ciudad natal.

- ¿Cuál fue tu primer contacto con la música?

- Fue desde muy pequeño. Siempre me sentí atraído por el arte. Siempre fui una persona muy creativa, la mente me vuela. Imagino colores, situaciones, cosas. De chico era muy fanático de Disney y sus películas tienen mucha producción musical, creo que eso influyó bastante. A medida que fui creciendo me gustaban un montón las clases de música. Admiraba mucho a mi profesora y empecé a tomar clases de piano con ella. Mi vecino y mi abuelo también tenían pianos. Siempre tuve a mano algo que tocar. Yo creo que mi primer contacto fue ahí.

- ¿Recordás el día en el que indiscutiblemente  te propusiste ser músico y vivir de tu pasión?

- El día que me propuse ser músico llegó mucho después. Realmente no sabía qué era lo que me sucedía con la música. Mi estructura familiar era un poco rígida, del deber, de cumplir, de tener que estudiar algo, y la música no formaba parte de esas alternativas. Pero me llevó puesto, me entregué a ella. Yo creo que me di cuenta que quería vivir de esto después de un concurso en España en el cual salí tercero.  Ahí entendí que quería hacer eso todos los días. Empecé a estudiar más y me convencí de que eso era lo que quería.

- ¿Te sentiste apoyado por tu familia y tu entorno?

- Sí, ellos siempre han estado presentes. No sólo en los shows, también en mis propias composiciones. El mensaje en mi casa siempre fue que yo tenía que hacer lo que me haga feliz. En ese aspecto me siento bendecido.

- ¿En qué o quién te inspiras a la hora de componer?

- La inspiración llega de manera random a mí. Cuando era más chico me afectaban más los problemas amorosos o lo que le pasaba a mis amigos. Luego fui madurando y me fueron pasando otras cosas. Fui tomando más consciencia de lo que me pasaba interiormente y de lo que sucedía alrededor mío. Me costó un tiempo empezar a registrar lo que estaba pasando. Hoy en día me inspiro en lo que pasa todos los días, en mi cotidianeidad. Eso hace que las canciones sean frescas. Me gusta plasmar los procesos que voy atravesando. Muchas veces encuentro la salida a mis problemas en una canción. En definitiva, lo que me inspira es la misma vida. El amor sobre todo, que tanto falta en el mundo.

- ¿Cómo fue tu experiencia musical en Rosario?

- Fue maravillosa. Conocí mucha gente que se ha acercado y a la cual también me acerqué, que me ha ayudado a evolucionar en todos los aspectos de mi vida. Hay un muy buen nivel musical y una competencia sana, lo que lleva a que todos produzcan o elaboren proyectos serios. Hay mucho profesionalismo en la ciudad. Rosario es como una escuela y al no ser muy grande permite que los músicos se puedan encontrar para crear, para aprender, para lo que sea. Es algo que no tienen otras ciudades.

- ¿De dónde nace la idea de irte del país?

- La idea de irme del país existía hace tiempo. Yo ya me fui varias veces. Siempre volví, siempre fueron experiencias buenas que me han reinventado. Me casé a principio de año y fue una conversación mutua de pareja en la cual decidimos empezar una nueva vida en otro lugar, cambiar de aire y experimentar cosas nuevas. La idea de viajar siempre está. No tanto la de irme y quedarme en un lugar, aunque me encantaría poder hacer base y de ahí expandirme hacia nuevos horizontes.

- ¿Qué estás haciendo ahora en Valencia?

- Ahora estoy estudiando DJ Profesional y Producción de Música Electrónica en la escuela de Yamaha. También empecé a hacer algunos shows en lugares muy buenos. La gente que trabaja acá tiene muy buena predisposición, se respeta mucho al artista. Vine a crecer, a evolucionar como músico. Sentía que en Argentina estaba medio asfixiado y vine a tomar un poco de aire.

- ¿Volverías o encontraste un mundo para quedarte?

- Obviamente que volvería, uno siempre quiere volver a su país. Me hubiese encantado quedarme en Rosario y que ahí las cosas funcionen un poco mejor. Pero acá encuentro ciudades muy importantes, una al lado de la otra, el transporte es muy eficiente. Lo mismo el hecho de los insumos. Acá los instrumentos salen la mitad que en nuestro país y si se te rompe algo lo podés arreglar muy rápido. El año pasado tenía un trabajo con el estudio de grabación en Argentina y se me rompió la consola. Tenía que pedir un chip a Estados Unidos y casi pierdo el trabajo. Acá las cosas son un poco más fáciles para trabajar en relación al arte. Siempre la tenés que pelear y estar en movimiento, en cualquier parte del mundo, pero las circunstancias acá hacen que el artista se sienta un poco más contenido.

- Si tuvieras que elegir un solo tema propio, ¿cuál sería?

- Elegiría “Haciadentro”, que le da el nombre a mi último disco. La razón no es una, son varias. Primero por lo que significa, por el mensaje que me bajó el día que la compuse. Realmente lo sentí en mi cuerpo y creo que tenía que ver con esto de que me sentía un poco asfixiado en Argentina. Me bajó la data de que la salida es hacia adentro, que la respuesta está en uno mismo y que sólo vos te salvás. Nadie te viene a rescatar, todo depende de vos. Si uno busca dentro de su corazón seguro va a encontrar la respuesta. Las otras razones son porque toqué una MC20 por primera vez, lo grabé en una sola toma y fue una canción que salió del piano. Tiene muchos matices. Me encanta ese tema.

- ¿Y una canción de otro?

- “Beautiful” de Gustavo Cerati, del disco Bocanada. Es un tema que tiene todo y el mensaje es increíble. Podría elegir un montón de canciones más de Gustavo, pero se me viene esa. También me gustan otros artistas, pero creo que no existe ninguno que me toque el alma como me la toca Cerati.

- Si te dieran la posibilidad de subirte a un escenario con alguien más, ¿quién sería?

- Esto estaría contestado después de la respuesta anterior, pero si tiene que ser alguien que está entre nosotros ahora sería el Chacal de los Alpes Floreados: Nicolas Szwarc. Es un pibe de Buenos Aires del cual me hice amigo, le tengo mucho aprecio y admiro lo que hace. Me siento muy conectado con su música. Pero bueno, también me gustaría tocar con mucha gente.

- ¿Qué es la música para vos?

- La música es el lugar donde yo puedo entrar y nada me puede tocar. Está en mí y está en todas partes. Es vibración, es el beat de mi corazón. Eso es para mí la música.