Menu

Las cloacas podrían ser claves para detectar rebrotes de coronavirus

Autor: Julia Castiglioni

El rosarino especialista en microbiología ambiental y director general de BioGroup, Claudio Belloso, presentó un Programa de Monitoreo y Detección de SARS Cov-2 en los efluentes cloacales.

Cualquier virus excretado fecalmente indefectiblemente alcanza las aguas residuales, y su presencia constituye una prueba de la circulación de dicho virus en la población. A modo de ejemplo, la caracterización molecular de rotavirus detectados en aguas residuales permitió obtener una panorámica de la epidemiología de dichos agentes de gastroenteritis infantil en distintas áreas geográficas, con el fin de predecir la eficiencia de una futura vacunación para rotavirus sobre la expansión de las enfermedades, según explicó en un artículo en The Conversation el catedrático de microbiología de la Universidad de Barcelona Albert Bosch. Este tipo de testeos ha ayudado a revelar a los virus causantes de encefalitis, o meningitis, de infecciones respiratorias o incluso de una fiebre hemorrágica como el ébola.

Hace décadas que investigadores de distintas partes del mundo utilizan la virología ambiental para aportar datos interesantes a la hora de entender la propagación de numerosas enfermedades. ¿Qué es exactamente lo que permite ver, en este caso de SARS-Co-V-2, esta herramienta llamada microbiología ambiental? ¿Es cierto que no sólo recoge el virus asociado con personas infectadas sino también a aquellas asintomáticas?

A los efluentes cloacales llega el virus eliminado a través de las heces de los infectados con coronavirus. Lo positivo es que en esta materia fecal podemos encontrar también el virus excretado por un portador sano, es decir, aquel que no ha manifestado síntomas. ¿Qué es lo que hacemos nosotros?. Tomemos como ejemplo una ciudad chica, que no han tenido casos y que aún hoy en día no los tienen, pero la realidad es que no lo sabemos con exactitud ya que posiblemente puedan existir portadores sanos. A esos individuos no los podemos ver pero están junto a nosotros y contagian. Por esta razón, el estudio de las muestras de los efluentes cloacales que son recolectadas, nos ayudan a encontrar al virus pese a no estar reflejado en los registros de infectados de la población. Hallar casos asintomáticos nos permite adelantarnos y contribuir con la decisión del sector gubernamental en la flexibilización de la cuarentena basándose en la real circulación del virus.

¿En qué consiste el monitoreo de efluentes cloacales? ¿Y con qué frecuencia se deberían realizar para poder obtener la curva de casos con anticipación?

¿Hablaríamos de un sistema de alerta temprana?

Esta alerta a la que haces referencia, de alguna manera es lo que nos permite analizar y determinar la presencia del virus en los efluentes cloacales por lo menos con unos quince días de anticipación. Si volviéramos al ejemplo anterior en donde tenemos una ciudad sin casos de coronavirus pero con virus circulante en personas asintomáticas, podríamos empezar a tomar medidas previas al primer caso positivo registrado. Lo que es realmente importante. Por otra parte debemos considerar que hay ciudades que tienen plantas de tratamiento de efluentes cloacales en donde son manipulados y luego volcados convenientemente a cursos de agua superficiales que obviamente deben cumplir los parámetros y regulaciones estatales. En esos casos se debe sacar bastante cantidad de muestras, unos al menos 1000 litros de efluentes cloacales antes de que ingresen a la planta. Ese efluente cloacal sin tratamiento recogería teóricamente toda la materia fecal de una comunidad. Este monitoreo compensado de efluentes de 24 horas con una colecta de un poquito a cada hora, que luego en los laboratorios se le aplica un proceso de concentración para transformarlo en 200 microlitros, que es algo así como la cabeza de un alfiler. De esta manera podemos iniciar el trabajo en el laboratorio bioquímico con una técnica que se llama RT-PCR en tiempo real que determina el material genético del virus. En no más de tres días de extraídas las muestras de los efluentes cloacales se tendría acceso a los resultados. Con respecto a la frecuencia, lo que se aconseja es hacerlo por lo menos cada quince días, aunque lo ideal sería tomar muestras todas las semanas. Así iríamos dibujando una curva de lo que viene. Esto se ha hecho en varios países y al solapar la curva previamente registrada gracias a los efluentes cloacales, sobre la actual curva de casos positivos, se vislumbra la homogeneidad. Es decir que cuando comenzaron a aparecer las primeras personas con Covid-19 y se inició a dibujar la curva, ésta correspondía con la planteada hace 15 días atrás.

En Hong Kong, se está investigando si el virus transita a través de tuberías como lo fue el brote de SARS de 2003, en donde la urbanización Amoy Gardens, había presentado más de 300 infectados y 42 muertes después de que las tuberías defectuosas permitieran que el virus se propagara por el edificio. En términos de SARS-Co-V-2, ¿se sabe si aquello que se excreta en heces es un virus infeccioso?

 Hasta ahora se ha demostrado que ese virus no es infeccioso. Es muy difícil que una persona se pueda contagiar en contacto con el efluente cloacal. Al menos eso es lo que se ha estudiado hasta el momento. No obstante, aquel operario en las plantas de tratamiento cloacal siempre, desde hace ya mucho tiempo, debe adoptar las medidas de seguridad. Entre éstas, trabajar con gafas, barbijos y trajes especiales debido a que la materia fecal y la orina excretadas por el hombre, posee virus, parásitos y bacterias que pueden cursar una infección o es incluso un portador sano que lo elimina.

Con esta tecnología se estaría abordando uno de los retos fundamentales que es la identificación de personas asintomáticas que pueden contribuir como vectores de contagio y que hasta ahora eran muy difíciles de identificar. ¿Se podría cuantificar el número de personas afectadas en una determinada zona?

En este estudio no vamos a determinar cantidad sino simplemente negativos y positivos. Lo que sí podríamos hacer es dividir a la ciudad en distintas zonas, y junto con el plano de red cloacal,configurar un mapeo. Como dije anteriormente, dentro de los positivos habrá casos registrados  y declarados como también portadores sanos. Esto es de suma importancia para delimitar las zonas y las circulaciones.

Científicos de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNR, avanzan en el desarrollo de una plataforma para analizar anticuerpos de forma rápida que permitiría alrededor de diez mil testeos diarios. Un proyecto con apoyo financiero del gobierno de Santa Fe, que, según reconoció el médico infectólogo a cargo, Damián Lerman, la inversión inicial es muy cara.¿Es cierto que el muestreo de alcantarillado puede ilustrar el momento y la escala de los brotes de forma económica?

En ese caso lo ideal sería tomar a la población entera y hacerles un test de anticuerpos a todos. Es decir realizarle el estudio a los 45 millones de argentinos, a quienes les dé positivo aislarlos y a quienes les dé negativo que puedan quedar libres en la calle sin ningún problema. Este sería sin dudas el mejor de los escenarios, una idealidad que por razones obviamente económicas, ningún país lo ha podido hacer. Corea del Sur por ejemplo, no ha implementado una restricción total, sino que mediante una detección temprana de los infectados con más de doscientas mil pruebas moleculares que identifican el virus. Por otro lado testear anticuerpos como se plantea aquí, es interesante para resolver una cuestión más bien epidemiológica pero no para la pandemia propiamente dicha por, como dijimos, el costo que tiene hacerlo. En este caso, con el estudio en efluentes podemos determinar no qué persona ni cuántas poseen el virus o anticuerpos sino la región afectada.

¿Cree que este proyecto de diez mil testeos diarios sirve para predecir una segunda ola de brotes?

 Los testeos como dijimos, sirven si se los hacés a todos. Ahora, si se lo hacés a una parte va a ser relativo. Quizás en Buenos Aires hoy sería importante en las villas porque es donde más se está multiplicando por razones obvias. Entonces ahí sí uno podría circunscribir la región y tendría mucho valor. Pero para predecir futuros brotes te diría que no.

En 2003 el virus conocido como SARS-CoV afectó a 8.098 personas y mató a 774, principalmente en China con una tasa de mortalidad del diez por ciento. Hoy en día hay informes que hablan de una similitud con el Covid19. Desde la microbiología, ¿hay resultados que lo afirmen?

Se han realizado numerosas experimentaciones con el SARS-Cov debido a su similitud con el Covid-19. Un ejemplo, siguiendo con lo que veníamos conversando, es que ambos virus pueden permanecer en un medio ambiente parecido, a unos 24° centígrados en aguas superficiales claras, en buen estado y sin eutrofizaciones, en donde duran aproximadamente cien días. Pero,si ese virus está a 4° centígrados dura solamente tres días. No olvidemos que los virus de alguna manera son predadores del hombre. Hay virus que infectan células humanas, otros que atacan bacterias o plantas. Con el ser humano pasa algo especial ya que su expectativa de vida se ha extendido enormemente y los ecosistemas biológicos, en general, tratan de regular este tipo de situaciones. Como respuesta a esta prolongación de vida los virus, y me refiero a partículas, porque no son células ya que miden de cien a ciento veinte nanómetros. Es decir, dividís un milímetro en diez mil partículas y una de esas partecitas es el tamaño de un virus.

Por último, la Universidad Nacional de Salta ganó un proyecto de investigación junto con otros 64, que serán financiados por la Agencia de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i). Proponen determinar la presencia de SARS-COV-2 en aguas superficiales si bien aún no se ha demostrado que el nuevo coronavirus participe de la ruta oral-fecal. Pero, ¿qué pasa con el desagote ilegal de aguas servidas sin manipular o vertidos legales de aguas mal tratadas que se presentan en la ciudad de Rosario? ¿Cree usted que estas ilegalidades, prácticamente desconocidas, influyen en la negativa de la propuesta que han presentado?

Esta es una problemática muy grave que tenemos en Rosario. La ciudad no trata sus efluentes cloacales sino que se envían directamente al Paraná. Esto significa que mientras uno se baña en la florida, por ejemplo, tiene al lado un caño en donde sale efluente cloacal sin tratamiento. Por supuesto que es totalmente contaminante y más aún desde el punto de vista microbiológico. Hoy en día, si tenemos virus circulante, está parando en el río Paraná ya que no contamos con una planta de tratamiento de efluentes cloacales en donde mediante la manipulación, la cloración se logra desinfectan y eliminan posibles virus. Nosotros mismos estamos contaminando las aguas superficiales con los microorganismos que provienen tanto de nuestras heces como de nuestra orina. Toda infección viral bacteriana necesita una cantidad mínima de bacterias para que se curse una enfermedad. Es decir que al tomar contacto con una concentración de virus muy pequeña no llegamos a infectarnos porque nuestras defensas responden ante la invasión. Volvamos al ejemplo del baño en la florida, estamos ante la posibilidad de contagiarnos no solamente de coronavirus sino de hepatitis A, salmonelosis, etc.Este riesgo es realmente grande en la ciudad de Rosario pero los gobiernos no han querido construir una planta de tratamientos por sus elevados costos.